• 23 diciembre, 2022

¿Existe la prediabetes?Política y medicina

¿Existe la prediabetes?Política y medicina

Por Gustavo Alcalá

Médico Cardiólogo

No existe acuerdo ni en la definición del término, 4 o 5 criterios diferentes. En un lado de la grieta argumentan que el diagnóstico genera impacto psicológico y financiero cuando en realidad una minoría progresará a diabetes. Puede llevar a recetas de medicamentos innecesarios.
Por otra parte profesionales de la salud complacientes rotulan como alteración de la glucosa en ayunas para disimular debajo de tantas palabras a millones de personas “flojas de voluntad”.

La propuesta de la OMS
Muchos afirman que el abordaje en consultorios para prevenir la diabetes no es efectivo. La Organización Mundial de la Salud por ejemplo propone una solución basada en la sociedad en su conjunto que debería abordar el impacto de la estratificación social y los defectos de planificación urbana. Apoya la aprobación de leyes que reduzcan el consumo de bebidas azucaradas y comidas que no son saludables.

Víctor Montori

Con ustedes…el Dr. Víctor Montori
Se recibió de médico en la Universidad Peruana Cayetano Heredia, su residencia la hizo en Estados Unidos, Clínica Mayo, Rochester donde hoy es consultor de la División Endocrinología. Entrevistado hace pocos años sobre el tema dijo: “… hemos investigado y encontrado un lenguaje muy paternalista, culpógeno. No tienen diabetes todavía y les generamos incomodidad y estrés por defectos de nuestros sistemas políticos”.
“La campaña está mal orientada, puedo ser un soñador o un romántico, pero deberíamos reclamar a nuestros legisladores y funcionarios. ¿Cómo podríamos diseñar pueblos y ciudades, puestos de trabajo, familias y escuelas de manera que el resultado no sea la diabetes?”.
“No debemos olvidar que donde existe mucha riqueza y desigualdad en la distribución, estrés crónico relacionado con la pobreza y violencia, hay más diabetes. En EEUU un grupo tiene cada vez menos diabetes: blancos y ricos. Debería decirnos que no es una crisis de fuerza de voluntad de pobres, hispanos, afroamericanos sino más bien la distribución de justicia social en nuestra sociedad”.
“Es mucho más fácil hablar de responsabilidad individual y decirle a todos que coman más brócoli que admitir que hemos creado una sociedad en que pobres y “marrones” están desarrollando diabetes. ¿Podemos cambiarlo?”.

La pregunta del millón
¿La alteración de la glucosa en ayunas o prediabetes, como quieran rotularla, incrementa el riesgo de infarto y muerte súbita?