• 23 diciembre, 2022

Vocación / Salida Laboral

Vocación / Salida Laboral

Por Eduardo Quattropani.
Fiscal General de la Corte de Justicia de San Juan

Esta es la última columna de opinión del año. La verdad no tengo ni idea de cuándo fue la primera, ni de cuantas han sido. Lo único cierto es que he escrito de cuanto tema he querido, que he dicho cuanto se me ocurrió decir sin que nadie, jamás, ni tan siquiera sugiriera un cambio.

Debo confesar, también que, de puro intruso y de patético periodista frustrado que soy, he mandado cada columna con su respectivo título y hasta eso me bancaron.
Estando a fin de año puedo confesar que me parece apasionante la profesión de periodista y de analista de la realidad social. Confieso, aunque nadie me lo pregunte, que otra función que me hubiera gustado ejercer es la de diputado, el recinto de la legislatura, para mí, es la casa donde vive la democracia.

Viene un año durísimo. El ser Fiscal General significa ser uno de los tres miembros del Tribunal Electoral y, si las elecciones provinciales no son simultáneas con las nacionales, a la tarea de conducir el Ministerio Público, se agregará el organizar los comicios provinciales y municipales, apasionantes pero consumidores de tiempos. Ahí estaremos.
Lo dicho en modo alguno lo es a modo de queja, pues soy de los que pueden dar testimonio que no hay modo más desgastante y sacrificado de ejercer la profesión que la liberal, y que, además existen miles de trabajos más sacrificados que el nuestro, sin oficina, ni aire acondicionado, ni calefacción, etc.
Sé, soy un privilegiado, eso me obliga a dar todo y un poco más. Eso me aleja de toda posibilidad de “hacerme el cansado”.

El ser miembro del Ministerio Público, Fiscal, Asesor, Ayudante Fiscal, y demás, debe ser una vocación y no una mera salida laboral. Lo mismo pienso del periodismo y de la política, el desvirtuar eso, el no entenderlo así constituye un obstáculo para logros institucionales.