El Nuevo Diario - page 5

Viernes 9 de febrero de 2018
Escribe
Eduardo Quattropani*
temas de la justicia
s
5
COLUMNISTAS
algo de alguien
Ironía
E
ra el primer día del año y,
como viejo madrugador, salí
temprano a caminar. An-
dando llegué a la plaza de Trinidad
y me senté en un banco. Mientras
me recuperaba de la caminata y re-
soplaba, miraba y miraba. Así,
cuando llegó el turno de mirar para
arriba, vi que los árboles estaban
muy altos, como nunca me había fi-
jado, muy frondosos y descubrí un
nido de pájaro....y luego otro, y
otro.
Son grandotes, hechos con palitos
y ramas. No sé de qué ave serán,
tal vez catas porque se oye su par-
loteo y chillidos. Además encontré
varios nidos de horneros, más dis-
cretos y sólidos y no tan fáciles de
encontrar, casi mimetizados entre
las luces y sombras de las ramas.
Se oían los gorjeos de infinidad de
pájaros y más ahora temprano,
donde los otros ruidos habituales
todavía no aparecen.
Me acordé que un joven anticuario
me dijo que había un alcornoque
en la plaza. Comencé, entonces,
a caminar y buscarlo. Empecé por
descartar a los que sí conocía; los
muchos plátanos; luego un par de
jacarandas y alguna que otra aca-
cia. Encontré otros tres árboles
que no les conozco nombre ni ape-
llido, pero sus troncos no tenían
nada de raro. Hasta que de re-
pente, por allá, apareció uno bien
diferente. Aquél tenía la pinta de
“corcho”. Corteza gorda, fofa y muy
resquebrajada. Por fin, solito, di
con aquel árbol tan singular. Por
deducción, por suerte....y porque
era otro regalo de año nuevo.
No tan bien le fue a un pichón de
paloma que venía entre las fauces
de un perro, que parecía que re-
cién lo había cazado y andaba
s
(*) Fiscal General de la Corte de Justicia
Ex Presidente del Consejo de Procuradores, Fiscales,
Defensores y Asesores Generales de la República Ar-
gentina
Ex Presidente del Consejo Federal de Política Criminal
de los Ministerios Públicos de la República Argentina
Ex Presidente del Foro de Abogados de San Juan
Escribe
Gustavo Ruckschloss
buscando un lugar donde echarse.
Se lo veía inquieto y movedizo,
hasta que se ubicó a unos metros
de donde yo estaba y allí me di
cuenta que el pajarito estaba vivo
y que el perro lo soltaba y lo volvía
a zamarrear hasta que se quedó
inmóvil. Lo siguió aporreando y
luego se revolcaba con él en la
boca, como jugando. Esto fue así
un rato hasta que llegó otro perro
grandote y salió huyendo. El desa-
yuno fue para otro.
Un año empieza y una vida ter-
mina. Ironías. Un encuentro ino-
cente (del corcho) y otro mortal.
La vida no para y, en su andar, se
mezcla lo simple y lo complejo; lo
lindo y lo siniestro. Todos son
componentes del destino, que esa
mañana dio cartas distintas.
Habiendo germinado el sis-
tema de flagrancia en la Pri-
mera Circunscripción Judicial,
ahora toca instalarlo en la Se-
gunda; esto es Jáchal e Iglesia.
Previo a ello se había aumentado
el universo de delitos que caían
bajo su competencia. Todo un
nuevo paradigma en la Justicia,
dado por decir “queremos más tra-
bajo, pues producimos el ciento
por ciento de los casos y nos
queda tiempo disponible”.
Ahora desde el Ministerio Pú-
blico queremos acompañar al
Poder Político en la tarea de asu-
mir la competencia en narcomenu-
deo, de modo tal de unirnos a la
Justicia Federal en la lucha contra
el flagelo de la droga. Lo que im-
porta no es solo la voluntad, sino
que sostenemos que solo harían
falta unos pocos recursos más de
los que ya tenemos, sobre todo en
el ámbito policial.
Confieso, sabemos de la exis-
tencia de voluntad política; con-
fieso, también, que queremos ser
parte de ese desafío, queremos
que el Ministerio Público Fiscal se
ponga sobre sus hombros el sis-
tema, la investigación;
confieso
no querer renunciar al honor de
conducir a fiscales y ayudantes
fiscales en esa misión, consis-
tente en mandar al Penal a los
que ponen la droga a mano de
nuestros jóvenes.
No existe mayor honor, en mi
criterio, que el reconocimiento
de nuestros conciudadanos, no
existe mejor escenario que el de las
calles, no existe mayor placer que en
tornar innecesarios los discursos
frente a la brutal realidad que mar-
can las estadísticas.
Queremos, asimismo, ser parte
importante en la instalación del
sistema acusatorio en la provincia,
ello a partir de nuestra experiencia a
nivel nacional.
Advertirán que los desafíos para
el Ministerio Público son de en-
vergadura.
s
s
s
s
s
s
Pensando en
cambios profundos
1,2,3,4 6,7,8,9,10-11,12,13,14,15,16,...20
Powered by FlippingBook