El Nuevo Diario - page 10-11

Viernes 9 de febrero de 2017
11
Características de juego
Su glorioso paso por la Selección Nacional
Sólo por jugar
ganó más de
125 millones
de dólares
La historia de amor
de Manu y Marianela
Viene de pág. anterior
10
E
manuel Ginóbili es uno de los
grandes deportistas argentinos
de la historia. Y, en términos finan-
cieros, también se destaca. Con la
confirmación de la ampliación de su
vínculo con San Antonio Spurs por
un año más, el bahiense seguirá en-
grosando -merecidamente- su
cuenta bancaria, que
en estos 15
años en la NBA superó los 125
millones de dólares solo en ga-
nancias oficiales por su salario
.
La progresión del salario de
Manu, año a año
2002-03
$1,325,000
2003-04
$1,457,500
2004-05
$6,603,500
2005-06
$7,428,937
2006-07
$8,254,375
2007-08
$9,079,811
2008-09
$9,905,248
2009-10
$10,728,130
2010-11
$11,854,584
2011-12
$12,981,038
2012-13
$14,107,492
2013-14
$7,500,000
2014-15
$7,000,000
2015-16
$2,814,000
2016-17
$14,000,000
Total $125,039,615
(*) Cifras expresadas en dólares.
Fuente
a Hernández iba a conocer a la mujer de
su vida. Esa tarde, en ese departamento
se encontraba Marianela, tomando
mates con Elizabeth -esposa de Her-
nández- y Mara -la señora de Ariel Ama-
rillo, asistente del DT en su paso por
Regatas-. Marianela había conocido a
los Hérnandez en Cañada de Gómez,
cuando su papá, Luis, jugaba allí y Ser-
gio era ayudante de campo de Julio
Lamas. Y cuando Hernández vino a diri-
gir a San Nicolás ese vínculo se volvió
más cercano, al punto tal que Marianela
-quien vivía en La Emilia- ayudaba a su
mujer en el cuidado de los pequeños
mellizos del matrimonio, Lautaro e Ima-
nol.
lll
Emanuel y Marianela charlaron un largo
rato esa tarde y
“pegaron buena
onda”.
Intercambiaron teléfonos, con la
idea de seguir en contacto. Y lo hicieron.
De hecho, a partir de ese momento, ya
no se separaron. En una ocasión, es-
tando Marianela en casa de los Amarillo,
Manu pasó a buscarla. Lo curioso es
que lo hizo en un Fiat 147.
“Era de
color blanco (el auto) y él entraba con
lo justo, porque si bien era flaquito
tenía una buena altura ya. Yo estaba
justo sacando la basura a la vereda
cuando él llegó y me preguntó si Ma-
rianela estaba en casa”,
recordó Ariel
Amarillo, testigo privilegiado de los ini-
cios de la relación.
lll
Claro que un desafío importante espe-
raba por Ginóbili en su carrera profesio-
nal, que luego de su exitosa campaña
con Estudiantes, siguió en Italia. Él le
pidió a ella que lo acompañara. Y ella
que, por el trabajo de su padre, desde
su niñez sabía lo que era armar una va-
lija y emprender un nuevo viaje, con 18
años y sin todavía haber terminado la
secundaria, aceptó el convite, ponién-
dole todas las fichas a ese amor.
lll
Y la apuesta salió bien: ya llevan 14
años casados y tres hijos, los mellizos
Dante y Nicola, y Luca, el menor.
E
manuel Ginóbili nació en Bahía
Blanca un 28 de julio de 1977. Ma-
rianela Oroño nació en Capital Fe-
deral, un 28 de julio de 1981. El apellido
Ginóbili está emparentado con la pala-
bra básquet. Jorge, padre de Emanuel,
fue jugador, técnico y dirigente de Ba-
hiense del Norte. Los hermanos mayo-
res de Manu, Leandro y Sebastián,
fueron destacados basquetbolistas, con
larga participación en el profesionalismo.
Al apellido Oroño también se lo puede
relacionar con el baloncesto, puesto que
Luis, padre de Marianella, fue un vir-
tuoso jugador, de extensa trayectoria en
la Liga Nacional y con presencias en di-
ferentes selecciones nacionales (y ac-
tualmente es entrenador).
lll
Con estos datos, pocas cosas más que
el básquet podían unir sus caminos. Y
gracias al básquet se conocieron. Suce-
dió en una tarde de jueves, en 1997. Un
joven Emanuel Ginóbili llegó a San Nico-
lás para disputar un partido de la Liga
Nacional de ese año con Estudiantes de
Bahía Blanca, club en el que militaba
por entonces y que al final de la tempo-
rada le serviría de trampolín hacia el ba-
loncesto europeo, después de haber
sido elegido en ese último campeonato
suyo en Argentina como la Revelación
por la prensa especializada.
lll
Aprovechando la tarde libre -teniendo en
cuenta que el encuentro se jugaba al día
siguiente- Manu abandonó el hotel en el
que se alojaba la delegación bahiense y
salió a caminar, con un destino fijo: la
casa de Sergio Hernández. El Oveja -
también nacido en Bahía Blanca- era el
director técnico de Regatas, rival de Es-
tudiantes en esa fecha. Y además un
amigo de la familia Ginóbili.
lll
El ex entrenador de la Selección Nacio-
nal -que por ese tiempo ni siquiera so-
ñaba con llegar a ese cargo- vivía en
una edificio ubicado en Guardias Nacio-
nales y la bajada Belgrano. Manu cruzó
la Plaza Mitre sin saber que en su visita
s
Emanuel y
Marianela,
en el dia de
su casa-
miento
Mayo 2017. Gi-
nóbili tapa el
disparo de
Harden desde
atrás cuando
faltaban poco
menos de 5
segundos para
terminar el par-
tido. Los Spurs
ganaron 110 a
107 a los Roc-
kets.
EL BASQUETBOLISTA QUE PASÓ A LA HISTORIA
Manu Ginóbili
Dallas Mavericks en las Finales de Confe-
rencia y más tarde a conseguir el anillo
contra New Jersey Nets en las Finales de
la NBA para que San Antonio consiguiese
su segundo campeonato. Después de la
victoria, Ginóbili ganó
su primer Olimpia
de Oro de la Argentina como deportista
del año.
La temporada 2004-05 fue la mejor,
siendo elegido como reserva por los en-
trenadores de la NBA de la Conferencia
Oeste para jugar el All-Star Game, mar-
cando su debut en la elite de la NBA a
mediados de la temporada.
La temporada 2005-06 estuvo plagada de
lesiones para Ginóbili, sufriendo lesiones
de pie y tobillo que obstaculizaron su ca-
pacidad de jugar. Jugó 65 partidos en la
temporada regular, pero se produjo un pe-
queño descenso en sus estadísticas en
comparación con la temporada anterior.
Durante los playoffs, tuvo un juego exce-
lente, pero no pudo evitar que los Spurs
fueran eliminados por los Dallas Mave-
ricks en Semifinales de la Conferencia.
Durante la temporada promedió 15,1 pun-
tos.
El 6 de noviembre de 2007, en un partido
que disputaron los Spurs contra Miami
Heat y que ganaron por 88-78, Ginóbili,
con 25 puntos, consiguió sobrepasar los
5.000 puntos en la NBA, contando única-
mente temporada regular. En la tempo-
rada 2007-08, sus promedios
ascendieron a 19,5 puntos en 31 minutos
de juego por partido. Ginóbili arrasó en la
votación del Mejor Sexto Hombre de la
NBA.30 logrando 615 puntos sobre un
total de 620 posibles. Dicho premio se
consideró en su momento como injusto
con respecto a los demás aspirantes, ya
que Ginóbili, si bien arrancó más de la
mitad de los partidos de temporada como
suplente (requisito indispensable para
disputar el título de sexto hombre), era
considerado por todos como un jugador
clave que salía desde la banca por estra-
tegia de Popovich. Su compañero Tony
Parker declaró por entonces:
“No hubo
competencia. Era algo que se sabía de
antemano. Fue nuestro mejor jugador
todo el año”.
Un jugoso contrato
El 9 de abril de 2010, los Spurs y Ginóbili
acordaron una extensión de contrato por
tres años y 39 millones de dólares hasta
la temporada 2012-13.
El 11 de julio de 2013, Ginóbili volvió a fir-
mar con los Spurs por un contrato de dos
años.
En las últimas temporadas se multiplicaron
los elogios y reconocimientos por parte del
mundo de la NBA hacia un ya veterano Gi-
nóbili, que sumando menos minutos que
en su plenitud, continuaba siendo factor
decisivo de los Spurs en momentos clave.
En los playoffs de 2016-17, durante la
serie que finalmente los Spurs eliminarían
a Memphis Grizzlies, el técnico rival David
Fizdale declaró:
“Estoy cansado de él
(Manu). Puede volver a la Argentina,
también. Ni lo quiero ver del otro lado
de la línea, me ha herido tantas
veces...
”.
Ginóbili contestó a modo de broma:
“¿Cansado de mí? Yo lo estuve ayu-
dando! Debería estar cansado de Kawhi
(Leonard)”
Ya en semifinales de la Conferencia Oeste,
los Spurs ganaron una muy disputada
serie ante los Houston Rockets por 4-2, Gi-
nóbili asumió el rol de líder en el último
cuarto del quinto partido tras la lesión de la
figura Kawhi Leonard, culminando con un
memorable tapón de Ginóbili a la figura
rival, James Harden, en la última jugada
del tiempo suplementario que le daría la
victoria a su equipo por 110-107. Tras el
partido, el legendario Charles Barkley
comentó:
“estoy seguro de que Manu
Ginóbili no es humano”
.
Los Spurs finalmente serían “barridos”
en la final de la Conferencia por los
luego campeones Golden State Warriors
de Kevin Durant y Stephen Curry; en
dicha serie Ginóbili superó a Reggie Mi-
ller como tercer máximo anotador de tri-
ples en la historia de los playoffs,48 aun-
que poco más tarde Le Bron James
superaría a ambos. En el cuarto juego
de la serie ante Warriors, Ginóbili se re-
tiró con una ovación de las gradas, en lo
que parecía ser su último partido profe-
sional. Antes de ese partido, el entrena-
dor de los Spurs, Gregg Popovich había
afirmado:
“Voy a exprimir hasta la úl-
tima onza de zumo que le quede. Voy
a utilizarle como una pastilla de jabón
hasta que no quede nada más de él”
Ginóbili firmó un nuevo contrato por dos
temporadas con los Spurs en 2017 y ac-
tualmente disputa su 22º temporada
como basquetbolista profesional, 16º en
la NBA, a los 40 años de edad. En no-
viembre de 2017 jugó su partido número
1000 en fase regular de la NBA.
la
“mejor jugada ofensiva de la histo-
ria”,
por encima del “reverse” de Kyrie Ir-
ving o el “Fade Away” de Michael Jordan,
entre otras.
Buen jugador defensivo, que si bien ya no
tiene la agilidad de años anteriores y
puede sufrir contra jugadores más atléti-
cos, compensa eso con fundamentos per-
fectos. Su mayor ventaja en este aspecto
es la velocidad y capacidad de anticipa-
ción, lo que lo coloca como un gran recu-
perador de balones. También tiene
especial capacidad para sacar faltas ofen-
sivas.
Sin embargo y mas allá de sus dotes téc-
nicos y su capacidad de desequilibrio indi-
vidual de los que abusó en sus primeros
años,
Ginóbili es altamente catalogado
a través de su carrera por sus aptitu-
des mentales como un gran “jugador
de equipo” al que no le importaba
sumar menos números individuales en
pos de un mejor rendimiento colectivo,
un jugador “clutch” (decisivo en mo-
mentos límite de un partido) de gran
espíritu competitivo, y un ganador
nato.
G
ran definidor cerca de canasta,
gracias a su sensacional manejo
del balón, capacidad atlética y
toque. Con los años en la NBA mejoró su
tiro de 3 puntos para convertirlo en un
arma más en su juego y fue por mucho
tiempo el jugador más buscado de su
equipo a la hora de la última jugada. No
obstante el factor fundamental que dife-
rencia a Ginóbili es la velocidad del pri-
mer paso hacia canasta y también la
naturalidad para improvisar jugadas. Por
otra parte, ha demostrado ser un exce-
lente pasador, y es capaz de llevar la di-
rección del juego en muchos momentos.
Tiene una creatividad en sus pases pocas
veces vista. Es capaz de crearse su pro-
pio tiro y provocar frecuentemente faltas,
aprovechando después su buen porcen-
taje de tiros libres.
Ginóbili popularizó la jugada denominada
“Euro Step”
(en la que el atacante da un
paso en una dirección y luego rápida-
mente da un segundo paso en otra direc-
ción, driblando a sus oponentes) en la
NBA, siendo la misma elegida en una vo-
tación virtual organizada por NBAtv como
El año 1998 fue un gran punto de
inflexión en la carrera de “Manu”,
ya que debutó en la selección argentina
en el Mundial de Atenas. En el 2001
logró el Campeonato FIBA Américas
disputado en Neuquén, Argentina,
siendo clave en el equipo que ganó su
primer torneo americano en la historia,
y logró la clasificación para el mundial.
En 2002 condujo a la Selección Ar-
gentina a obtener la medalla de
plata en el Mundial de Indianápolis, for-
mando parte del quinteto ideal del cam-
peonato. Jugó todos los partidos del
torneo como titular a excepción de la
final en la que pudo participar escasos
minutos debido a un esguince en el to-
billo que sufrió en las semifinales al
pisar al alemán Dirk Nowitzki. En este
torneo, la albiceleste fue la primera se-
lección en derrotar a Estados Unidos
desde que está formada por jugadores
de la NBA, cortando una racha de 58
partidos consecutivos ganados desde
1992.
Ya en 2004, en los Juegos Olímpi-
cos de Atenas, promediando 19.3
puntos por partido lideró a su equipo
para ganar la medalla de oro, siendo el
MVP del torneo. En dicho torneo, Manu
se convirtió en el héroe del equipo ar-
gentino durante el primer juego, contra
Serbia y Montenegro, anotando los dos
puntos salvadores para Argentina a es-
casos segundos del final y dándole la
victoria por apenas un punto a la selec-
ción argentina y tomándose revancha
de la final perdida en 2002 ante el
equipo europeo.
La Selección Argentina haría histo-
ria nuevamente derrotando una vez
más, esta vez en semifinales, al combi-
nado norteamericano liderado por figu-
ras como Allen Iverson, Tim Duncan y
Stephon Marbury, y que también con-
taba con unos jóvenes Lebron James y
Dwayne Wade, por 89-81 con 29 pun-
tos de Ginóbili. Finalmente Argentina
ganaría la Medalla Dorada en la final
ante Italia. Manu Ginóbili promedió 19.4
puntos y fue nombrado MVP del certa-
men, en lo que se recuerda como uno
de los puntos más altos de su carrera.
A su vez, fue actor preponderante
de la albiceleste en los Juegos
Olímpicos en Pekín, siendo el abande-
rado de la delegación de su país en la
ceremonia de inauguración de éstos
juegos. Tras liderar al seleccionado en
la ronda preliminar y en la victoria sobre
Grecia en cuartos de final, Ginóbili se
resintió de una lesión en el tobillo du-
rante el primer cuarto de la semifinal
contra Estados Unidos, que Argentina
perdió por 20 puntos. Sin la participa-
ción de Ginóbili, Argentina obtuvo la
medalla de bronce al vencer a Lituania
87 a 75 y ascendió al primer lugar del
ranking FIBA, siendo la primera vez en
la historia que Estados Unidos era des-
pojado de dicha posición.
En 2011, participó de la Selección
de básquetbol de Argentina, siendo
el escolta titular que ganó el Campeo-
nato FIBA Américas de 2011,68 clasifi-
cando a los Juegos Olímpicos de
Londres 201269 con un promedio de
15.8 puntos por partido.
En los juegos olímpicos de Londres
2012, obtuvo el cuarto puesto tras
caer ante a la selección de Rusia por
77 a 81 en el cotejo por el 3er. y 4to.
puesto.
Luego de cuatro años regresó al
combinado nacional para disputar
su último torneo: los Juegos Olímpicos
de Río de Janeiro 2016. En el mismo,
el equipo quedó eliminado por Estados
Unidos en cuartos de final finalizando
así su ciclo en la Selección nacional.
Su retiro fue emotivo, recibiendo la ova-
ción de todo el estadio y el reconoci-
miento de sus pares estadounidenses y
hasta de la propia NBA, quien lo graficó
como “una leyenda”.
s
s
s
s
s
s
s
s
1,2,3,4,5,6,7,8,9 12,13,14,15,16,17,18,19,20
Powered by FlippingBook