El Nuevo Diario - page 10

Viernes 22 de diciembre de 2017
imágenes
La iconografía mariana
E
n el ámbito cristiano, el mes
de diciembre se caracteriza
por la decoración emergente
de la Inglaterra de mediados del
siglo XIX, pero también producida
por el mercado de industrias cultu-
rales. Entre las figuras centrales
de la imaginería, en el mundo ca-
tólico, se encuentra la Virgen
María. Representada según las di-
versas modalidades y estilos, cons-
tituye uno de los motivos más
sujetos a variaciones según los
años y entornos. Sin embargo,
más allá de ellas, se mantienen las
advocaciones de la Virgen, que se
remiten a tradiciones muy antiguas
y su significado está regulado por
la dogmática cristiana.
Posiblemente la más poética forma
de alabar a la Virgen se encuentre
en las llamadas lauretanas o de
Loreto, y fueron aprobadas por
Sixto V en 1587: Torre de Marfil,
Rosa Mística, Reina de los Profe-
tas, Madre de Dios, Madre de la Di-
vina Gracia… A la base de muchas
ilustraciones que circulan en las
tarjetas – actualmente en las pági-
nas Web – se encuentran imáge-
nes inspiradas en estas bellísimas
fórmulas.
Pero frente a la libertad de interpre-
tación de estas metáforas, se en-
cuentran las advocaciones en
general ligadas a una situación
geo-cultural concreta y a milagros
que revelarían la preferencia de la
imagen venerada por ser entroni-
zada en uno u otro lugar. En Amé-
rica Latina, en el siglo XIX, se
destaca el culto a la Virgen de la
Merced y la Virgen del Carmen.
También, luego de una disputa se-
cular, en el siglo XIX se reconoció
el dogma de la Inmaculada Con-
cepción de María, que además de
multiplicar su veneración, conllevó
Déu dels Desamparats, en valen-
ciano o popularmente Geperudeta)
se representa con una azucena y
el Niño portando una cruz. La ima-
gen se caracteriza por tener una li-
gera inclinación hacia adelante; por
dicho motivo se le conoce cariño-
samente entre los valencianos
como La Geperudeta (La Joroba-
dita) es una estimable advocación
que pone en primer plano la sensi-
bilidad frente al sufrimiento. Es la
encargada de proteger a los actual-
mente llamados “enfermos menta-
les”, que hacia el 1400 eran
considerados endemoniados. Por
su ayuda se pudo construir un hos-
picio que los protegiera del mal
trato que se les daba en la calle.
Por extensión, se entiende que pro-
tege a todos los sectores vulnera-
bles de la sociedad.
La Virgen de LLuc, popularmente
conocida por la Moreneta porque
es una de las vírgenes negras -
como la Virgen de Montserrat (Ca-
taluña) o la Virgen de Candela-
ria (Tenerife) - , es símbolo de
Mallorca y su fiesta de septiembre
reúne en diversos países latinos
los descendientes de esa parciali-
dad. En Mendoza, la imagen fue
ubicada en la Catedral de Loreto a
inicios de los 60. Sería deseable
contar con una de ellas en algún
templo sanjuanino para recordar a
nuestras abuelas que mantuvieron
el celo por su culto.
Tal vez, la imagen de la Virgen del
Nacimiento sea la más conocida,
pero cuando una convicción se
mantiene durante tantos siglos,
conviene entrar en sus sentidos ol-
vidados. De este modo, nuestras
maneras de desear feliz navidad,
se pueden volver muy significati-
vos si en las figuras incluimos los
significados que le dan vigencia.
s
10
COLUMNISTAS
Escribe
Eduardo Peñafort*
*Filósofo. Crítico de arte
notables reformas de las normas
morales sobre la concepción.
Pero en esta fiesta donde cuentan
tanto las ausencias como las pre-
sencias, voy a traer a cuento dos
invocaciones marianas que fueron
objeto de piedad de nuestros
abuelos y bisabuelos y que mantu-
vieron como secreto lazo con sus
orígenes. La Virgen de los Desam-
parados – cuya imagen se encuen-
tra en la Basílica de Nuestra
Señora de los Desamparados y en
la Iglesia departamental de Albar-
dón - cuenta, originariamente con
la adhesión de la colectividad va-
lenciana. Nuestra Señora de Lluc
es la imagen de los baleares – no
cuenta con una imagen en las Igle-
sias de San Juan.
La
Virgen de los Inocentes, Már-
tires y Desamparados
o
Virgen
de los Desamparados
(Mare de
La imagen de la Virgen de los Desamparados se caracteriza por tener una ligera inclinación hacia adelante;
por dicho motivo se le conoce cariñosamente entre los valencianos como La Geperudeta (La Jorobadita)
1,2,3,4,5,6,7,8,9 11,12-13,14,15,16,17,18,19,20,21,...24
Powered by FlippingBook