El Nuevo Diario - page 8

8
CON TU VIDA
Escribe:
Juan Carlos Bataller
ARIEL SAMPAOLESI
—Ariel, el apellido Sampaolesi me pa-
rece un apellido de carrocería ¿no?
—¡Es un apellido de carrocería! Era
una fábrica de carrocería de mi
abuelo, se llamaba “carrocería
Sampaolesi”. De hecho anda
dando vuelta por ahí en mi casa
un sticker que se pegaba con
agua detrás de los asientos de
los colectivos. Era una gran
fábrica que estaba en Trini-
dad. Ahora en ese lugar está
El Avispero, que es el teatro
que tenemos junto a un grupo
de actores y creadores desde
hace 15 años.
—¿Ese abuelo tuyo había
nacido en Argentina o en el
extranjero?
—Mi abuelo sí, el apellido es
italiano y mi otro apellido es Mal-
donado.
—¿Qué recuerdos tenés de tu padre
y tu abuelo?
—A mi abuelo paterno no lo conocí, se
murió cuando yo tenía 2 años de un cán-
cer fulminante. Con mi abuelo materno si
tuve una relación más estrecha porque vi-
víamos a una cuadra. Tuve una infancia
muy ligada a mis abuelos en Rawson.
—¿Y cómo era ese abuelo?
—Siempre lo recordé de una forma mara-
villosa, era un radical muy discutidor, muy
sanguíneo, demasiado. Era los que gol-
peaba la mesa en medio de una comida,
discutía siempre algo relacio-
nado con la política.
—¿Y tú vieja como salió?
—Mi vieja es una persona
muy moderada, pero bas-
tante hinchapelotas.
Tengo una relación de
amor odio con ella. Fue
una persona muy labura-
dora, se jubiló y entró en
una especie de depresión
grande porque no quería
dejar de trabajar. Fue profe-
sora de Historia, muy sobrepro-
tectora.
—¿Algún chancletazo de vez
en cuando?
—Muchísimos. Su carrera de His-
toria la hizo cuando nosotros éra-
mos chicos. Mientras estudiaba, ya
andábamos rompiendo los huevos en
la casa. Éramos tres muy seguidos en
edad e insoportables. De vez en
cuando un chancletazo volaba y no se
murió ninguno (risas)
—¿De Sampaolesi padre, que recuer-
dos tenés?
—Mi viejo era transportista, tenía un par
de camiones. Transportaba mucha uva a
Mar del Plata, al mercado central. Tengo
muchos recuerdos con él en la ruta, de
18 horas hasta la costa. Mi relación con
él tuvo distintas etapas. En la última
etapa lamentablemente estábamos com-
plicados.
—A lo mejor porque te dedicabas de-
masiado al teatro
—No, venia por otro tipo de cosas, por mi
personalidad, por las cosas que voy eli-
giendo, por las ideas que tengo. Capaz
hubo algo que se rompió en la adoles-
cencia. Si mi viejo viviera en la actualidad
yo tendría otro tipo de relación. Hubiera
comprendido algunas cosas. Pero se
murió y no nos encontramos.
—¿Tu infancia cómo fue?
—Una infancia hermosa, en mi casa
había un fondo gigante. En las siestas
hacíamos de todo. Prendíamos fuegos
en rincones donde no se podía, muchas
travesuras. Mis padres se ocuparon que
viviéramos tanto mis hermanos como yo
en una especie de burbuja, bien y no tan
expuestos con el mundo exterior. Cuando
yo empecé a hacer teatro a los 17 años,
“La Fiesta del Sol me
parece algo maravilloso”
l
Actor, director
de teatro y ex
representante en San
Juan del INT. Trabaja
como profesor en la
Facultad de Filosofía
de la UNSJ en la
carrera de estudios
teatrales.
1,2,3,4,5,6,7 9,10-11,12,13,14,15,16,17,18,19,...20
Powered by FlippingBook